MI AGRAVIO MUDÓ MI SER

Idea y dirección Óscar Miranda

compañía de creación escénica

Mi agravio mudó mi ser

Dramaturgia de Laura Rubio Galletero

Idea y dirección de Óscar Miranda

 

REPARTO Y FICHA ARTÍSTICA

Paloma Sánchez de Andrés/Leonor

Julia Soto/Estela

Elena Cándel/Ribeta

 

Escenografía/Yeray González

Vestuario/Susana Moreno

Espacio Sonoro/Óscar Miranda

Iluminación/Alba González

Dramaturgia/Laura Rubio Galletero

Producción/Álvaro de Blas Gama

Idea y Dirección/Óscar Miranda

SOBRE LA IDEA Y EL MONTAJE, Óscar Miranda

Llevaba muchos años esperando el momento para construir un espectáculo sobre el pulso que el tiempo echa a la mujer en la actualidad. Poco a poco, una idea fue materializándose en mi cabeza: el montaje tenía que ser en verso. En verso por la exigencia formal, por el encorsetamiento que produce sus estructuras estéticas, por la necesidad de adentrarse en un código estricto y disciplinado porque es así como siento que viaja la mujer moderna en la sociedad actual.

En el espectáculo que hoy presentamos, el mundo estético del Siglo de Oro se mezcla en la puesta en escena con la modernidad de una manera inseparable. No se trata de ser purista o posmoderno se trata de ser honesto a mi sensibilidad poniendo en escena aquello que necesito más allá de etiquetas. No se trata de vestir moderno un texto barroco, se trata de contar el conflicto de una mujer moderna con el amor, con su orgullo y con su tiempo, utilizando los mimbres de nuestra inmensa y maravillosa tradición.

Una mujer en un camino riguroso, difícil de surcar, en el que no hay espacio para la tranquilidad o para la paz, un camino que siempre te obliga a ir hacia delante. El ritmo del verso pasa como pasa el tiempo para la mujer: de forma tiránica.

El tiempo en la vida, no solo para la mujer sino para el individuo moderno, es una guillotina. Pasa el tiempo, pasa el tiempo para el éxito profesional, para encontrar el amor, el tiempo para ser mamá…

En nuestro mundo no hay tiempo que perder y lo que es peor: no hay tiempo para el fracaso. Volver a empezar se vuelve tremendamente difícil y hacerlo obliga quizá a renunciar, pobre ego, a planes, sueños e ilusiones que jamás pusimos en duda. Quién iba a ser yo, quién soy y quién es esa persona en la que me estoy convirtiendo.

SINOPSIS

Leonor viaja de Sevilla a Flandes, acompañada de Ribeta, para vengarse del agravio de Don Juan. Dispuesta a matarlo, le encierra en casa de Estela después de haberla seducido como hombre. Con ambos a su merced descubre que quizás, el castigo no conlleve la satisfacción que busca para sí, y que la calma se halla muy lejos de su inevitable destino.

SOBRE LA DRAMATÚRGIA, Laura Rubio Galletero

Mi agravio mudó mi ser se inicia a partir de una sencilla pregunta del director: ¿Qué os pasa a las mujeres hoy? La posible respuesta inmediata, una vez pasada por el filtro reflexivo comenzó a multiplicarse, se fragmentó y se desdobló al igual que sucede con la propia identidad, aún más compleja de definir en tiempos convulsos. Se convirtió en un reto personal y dramatúrgico. Con la premisa de visibilizar y recuperar a las dramaturgas del Siglo de Oro, en especial la comedia “Valor, agravio y mujer” de Ana Caro Mallén, y con textos de Sor Juana Inés de la Cruz, María de Zayas y Ángela de Acevedo se incorporaron voces de otras tantas escritoras del romanticismo a la contemporaneidad para ir trazando un mapa de deseos y querencias, de desvíos y alternativas a la femineidad para descubrir de paso, que hubo quienes se lo cuestionaron en el pasado.

Mi agravio mudó mi ser es un maravilloso viaje entre el verso y la prosa en donde Leonor, nuestra protagonista, afrontará con valor e intentemos que sin agravio esos temas femeninos de la maternidad, la independencia o el amor romántico. Temas en definitiva tan genéricos como generales, temas profundamente humanos. Eternos temas para caminos múltiples.